Muebles decapados: conseguir un aspecto vintage, desgastado o rústico

decoración vintage

Un mueble decapado se adapta a las tendencias basadas en el estilo vintage antiguo dependiendo de un decapado más o menos intenso. Inclúyelos, igualmente, en decoraciones de estilo industrial. También son adecuados para amueblar casas rústicas. Combina colores más intensos, como el azul y el verde, con la madera de fondo o en la gama de los blancos para un rústico moderno. Te decimos paso a paso cómo lograrlo.

1. Prepara el mueble para conseguir el aspecto decapado.

Prepara el mueble, tanto si es usado y quieres cambiar su aspecto, como si es un mueble de madera en crudo hay que empezar desde cero:

Si el mueble está pintado o barnizado, hay que retirar el acabado antiguo. También retira los herrajes que obstaculicen el trabajo.

Si es de madera en crudo primero tienes que lijarlo.

No apliques ningún producto sellador o tapa poros porque el objetivo es que el fondo aparezca fácilmente cuando lleven a cabo el proceso de decapado.

2. Elige el color de fondo que tendrá el decapado

Generalmente, se escoge un tono oscuro pero también pueden tener un fondo de otro color (azul, verde, granate, rojo) en un tono intenso. Elige pintura satinada. Entra al showroom Acuario para elegir el tono de tu preferencia.

Si el mueble ya es de madera oscura no habrá que hacer nada. En caso de una pieza en crudo tienes que aplicar el tono base con una mano de pintura de ese color (en este caso si conviene dar una capa previa de una selladora).

3. Pinta el mueble del color principal

Aplica la pintura del color principal que quieras que tenga el mueble acabado. Lo normal es utilizar una pintura en color crema, blanco roto, gris claro u otro tono de estos colores. Pero también son aceptables otros colores. Tú decides. Hay que dar dos manos de pintura.

4. Quitar la pintura para dar el aspecto decapado que da el desgaste de un mueble

Antes de quitar la pintura para que el mueble tenga ese acabado característico del decapado, comprueba que esté seca y lija en los lugares en los que en teoría, sea más usual el desgaste de una pieza de mobiliario, como el sobre o parte superior, los bordes, las esquinas y los perfiles de las patas. Para estos lugares lo mejor es usar una lija de grano medio. Si es muy gruesa podrías rayar el mueble. Búscalas en tu sucursal PAQSA en Querétaro 

Puedes utilizar una espátula, de las de pintor, de tamaño pequeño, para las esquinas, con cuidado de no dañar la madera. En caso de duda, sigue utilizando la lija. 

Procura que el aspecto sea lo más natural posible, comprobando el efecto cada poco tiempo hasta conseguir el acabado deseado. 

5. Lija para conseguir un acabado liso y homogéneo

Al pasar una lija de grano fino no sólo desaparecen las imperfecciones sino que se suavizan los bordes de los lugares donde hayas retirado pintura.Puede usarse una esponja de lija, papel de lija o lana de acero, todas del grano 00.

6. Accesorios

Si el mueble tiene cajones o puertas es el momento de colocar los herrajes que hayas quitado previamente. Aprovecha para poner otros nuevos que acentúen el estilo antiguo, vintage o shabby chic que quieras dar a su pieza.