Limpiar brochas después de pintar

Después de pintar no dejes las brochas en el olvido, prolonga su vida útil con estos sencillos pasos para limpiarlas.

Si aplicaste pinturas base de agua, esmalte o látex, lo primero que debes hacer es que apenas termines de pintar debes poner las brochas que usaste bajo un chorro de agua fría. Luego debes tomar un cepillo con cerdas duras y cepillar la brocha para que la pintura se vaya desprendiendo.

Si no las lavaste inmediatamente, déjalas remojando en agua durante unas dos horas. Usa agua caliente para que se despeguen eficazmente los resto de pintura. Procura guardar la brocha al revés para que la pintura no se devuelva y se pegue nuevamente en las celdas.

En especial con el uso del látex, siempre hablando de pinturas a base de agua, debes tratar de dejar toda la pintura sobrante de la brocha en el tarro. Luego, pon la brocha bajo un chorro de agua tibia y separa bien las cerdas y que el agua fluya hasta la banda metálica. Con el cepillo desprende bien el resto de la pintura, sacude para eliminar el exceso de agua. Listo, tienes brochas para otro rato.