Colores cálidos y cómo se aplican en la decoración

Los colores cálidos generan un espacio acogedor pero a la vez activo. Son aplicables en todo tipo de ambientes dependiendo de la intensidad de los colores utilizados y la combinación con tonalidades neutras. Son colores dinámicos, transmiten actividad, alegría y movimiento.  Por ello es común aplicarlos en estancias con movimiento: cuartos infantiles, cocinas, despachos, comedores. Son perfectos para aquellos lugares que no reciben la luz del sol directamente.

Entre los colores cálidos encontramos las tonalidades que van desde el verde amarillento hasta el púrpura en el círculo cromático, se destacan los naranjas, amarillos y rojos con sus diversas variaciones.

Las tonalidades neutras casi siempre se hacen presentes en una decoración en colores cálidos. El blanco es perfecto para favorecer a la iluminación y para destacar a las tonalidades intensas, otros tonos como gris, beige o arena acompañan al conjunto disminuyendo los contrastes. Con tonalidades naturales, maderas y los muebles indicados se pueden generar perfectos ambientes rústicos.

No son aconsejadas tonalidades cálidas como fucsia, naranja o rojo en grandes superficies de habitaciones pequeñas, debido a que tienden a reducir el espacio. Los colores lucen mejor con buena iluminación natural, además esta puede ser favorecida con tonalidades de amarillo o neutro en las paredes.

Si buscas otra opción para decoración los colores fríos también aportan iluminación y tranquilidad a tus espacios. Ve al post y te decimos cómo aplicarlos. 

Solicita tu cotización y envío a cualquier lugar de la República Mexicana aquí.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *